Hiperlipemias
Informe de Posicionamiento Terapéutico de lomitapida (Lojuxta®) en hipercolesterolemia familiar homocigótica


Informe de Posicionamiento Terap√©utico de lomitapida (Lojuxta®)

Fecha de publicación: 31 de mayo de 2016

La Hipercolesterolemia Familiar (HF) (1) es una enfermedad autos√≥mica dominante (AD) causada principalmente por defectos en el gen que codifica el receptor de lipoprote√≠nas de baja densidad (r- LDL). Cl√≠nicamente, se caracteriza por concentraciones plasm√°ticas de colesterol total y colesterol LDL (c-LDL) muy elevadas, xantomas tendinosos, arco corneal y arterioesclerosis prematura generalizada, especialmente enfermedad coronaria. Se distinguen la forma homocig√≥tica (HFHo) (2 alelos r-LDL mutados), cuya prevalencia estimada es de 1 por mill√≥n de habitantes, y la heterocig√≥tica (HFHe) (1 alelo r-LDL mutado), con una prevalencia de 1 de cada 300-500 habitantes. En ambos tipos de HF, la hipercolesterolemia est√° presente desde el nacimiento. Sin embargo, en la HFHo la enfermedad cardiovascular puede aparecer ya en la primera d√©cada de la vida, mientras que en la HFHe se suele presentar a partir de los 25 a√Īos.

El diagn√≥stico de sospecha de HFHo se establece por criterios cl√≠nicos y se confirma por tests gen√©ticos (c-LDL no tratado > 500 mg/dl xantomas cut√°neos o tendinosos de inicio antes de los 10 a√Īos de vida siendo homocigoto, doble heterocigoto o heterocigoto compuesto para mutaciones funcionales en los genes LDLR, APOB, PCSK9 o LDLRAP1 o bien, en ausencia del diagn√≥stico gen√©tico, presencia de hipercolesterolemia primaria en ambos progenitores con cifras de cLDL >200 mg/dL) (2-4).La Fundaci√≥n Hipercolesterolemia Familiar estima en 33 los casos de HFHo con diagn√≥stico gen√©tico existentes en Espa√Īa. Con respecto a la prevalencia global de HF en Espa√Īa, se calcula que la padecen aproximadamente 92.200 sujetos (5).

El tratamiento habitual de la HF incluye medidas no farmacol√≥gicas (control de factores de riesgo cardiovasculares mediante dieta, ejercicio, abandono del h√°bito tab√°quico) y farmacol√≥gicas (hipolipemiantes) (6). Dentro del tratamiento farmacol√≥gico, los hipolipemiantes m√°s com√ļnmente utilizados son las estatinas, la ezetimiba y las resinas de intercambio i√≥nico. No obstante, los pacientes con HFHo y HFHe severa suelen ser resistentes a los tratamientos farmacol√≥gicos, siendo necesarias medidas adicionales. La af√©resis de LDL (procedimiento similar a la hemodi√°lisis) es una alternativa en HF resistente a tratamiento farmacol√≥gico intensivo, estando sin embargo limitado su uso por su alto coste y baja disponibilidad (2,7). El transplante hep√°tico tambi√©n se ha empleado cuando no existen otras alternativas terap√©uticas (8).

LOMITAPIDA(LOJUXTA®)

Lojuxta¬ģ 5 mg, 10 mg y 20 mg c√°psulas duras contiene como principio activo la lomitapida (c√≥digo ATC C10AX12).

Lomitapida ha sido autorizado como tratamiento adicional a una dieta baja en grasas y a otros medicamentos hipolipemiantes, con o sin aféresis de LDL en pacientes adultos con HFHo (9-11). Es deseable la confirmación genética de la HFHo siempre que sea posible, y se deben excluir otras formas de hiperlipoproteinemia primaria y causas secundarias de hipercolesterolemia (síndromenefrótico, hipotiroidismo) antes de iniciar el tratamiento con lomitapida. No se ha establecido el efecto de lomitapida sobre la morbilidad y mortalidad cardiovascular.

El tratamiento con lomitapida sólo está indicado en adultos con HFHo, y debe iniciarse y monitorizarse por un profesional médico experimentado en el tratamiento de dislipidemias, preferentemente en una unidad de lípidos acreditada.

La autorización de lomitapida se ha llevado a cabo bajo circunstancias excepcionales, lo que significa que anualmente se revisará la relación beneficio-riesgo de este medicamento en función de los datos adicionales de eficacia y seguridad que se generen.

Farmacología

La lomitapida es un inhibidor selectivo de la proteína microsomal transferidora de triglicéridos (MTP por sus siglas en inglés). La MTP tiene como función transferir trigliceridos (TG) a la apolipoproteina B (apoB), dirigiendo la formación de quilomicrones en los enterocitos y VLDL en los hepatocitos, células en cuyo retículo endoplásmico se localiza. La inhibición de la MTP reduce la secreción de colesterol y triglicéridos (9).

En cuanto a la farmacocinética de lomitapida, un aspecto a resaltar es su extenso metabolismo a través del CYP3A4, lo que le hace susceptible de interacciones medicamentosas (ver apartado de seguridad).

La posología inicial recomendada es de 5 mg una vez al día, con el estómago vacío, al menos 2 horas después de la cena, ya que el contenido en grasas de la dieta puede afectar la tolerabilidad gastrointestinal. Tras 2 semanas se puede aumentar la dosis a 10 mg. La escalada a dosis superiores debe hacerse con un intervalo de al menos 4 semanas entre dosis (30 mg, 40 mg y máximo de 60 mg), para minimizar el riesgo de reacciones adversas gastrointestinales y elevaciones de transaminasas.

El programa de estudios de fase III (confirmatorios) con lomitapida incluye un estudio finalizado en 29 pacientes con HFHo, y un estudio de extensi√≥n a 3 a√Īos actualmente en marcha. Previamente se hab√≠an realizado 6 estudios fase II. En total los estudios incluyeron 1145 sujetos sanos o pacientes, de los cuales943 recibieron lomitapida (10).

Eficacia

La eficacia de lomitapida como tratamiento adicional a una dieta baja en grasas y a otros medicamentos hipolipemiantes, con o sin af√©resis de LDL, fue evaluada en un estudio multinacional, de grupo √ļnico, abierto, que incluy√≥ 29 pacientes adultos con HFHo (9-11). Tras un periodo inicial de 26 semanas, en la que se evalu√≥ el porcentaje de cambio en la concentraci√≥n de c-LDL, a la m√°xima dosis tolerada, el ensayo se prolong√≥ hasta las 78 semanas con el objetivo de evaluar la seguridad de lomitapida. El diagn√≥stico de HFHo fue establecido en la presencia de al menos uno de los siguientes criterios cl√≠nicos: 1) mutaci√≥n en ambos alelos del r-LDL;2) actividad del receptor LDL de fibroblastos cut√°neos < 20 % de la actividad normal; 3) colesterol total no tratado > 500 mg/dL y triglic√©ridos < 300 mg/dl con ambos padres con colesterol total notratado > 250 mg/dl.

Se incluyeron 29 pacientes, de los cuales 28 ten√≠an defectos en el gen LDLR y 1 ten√≠a hipercolesterolemia autos√≥mica recesiva. De los28 pacientes, 25 presentaban mutaciones documentadas en los dosalelos del r-LDL (7 homocigotos verdaderos y 18 heterocigotos compuestos), consistentes con diagn√≥stico de HFHo. La media de edad fue de 30,7 a√Īos (rango: 18 a 55 a√Īos), 16 (55 %) varones, y la mayor√≠a cauc√°sicos (86 %). El √≠ndice de masa corporal (IMC) fue de25,8 kg/m2,con 4 pacientes con criterios de IMC de obesidad y unpaciente ten√≠a diabetes tipo 2. Veintisiete (93 %) de los 29 pacientes presentaban historia de enfermedad cardiovascular al comienzo del estudio (principalmente infarto o angina). Las medicaciones concomitantes hipolipemiantes inclu√≠an uno o m√°s de los siguientes: estatinas (93 %), ezetimiba (76 %), √°cido nicot√≠nico (10 %), secuestrantes de √°cidos biliares (3 %), y fibratos (3 %). Dieciocho pacientes (62 %) estaban en af√©resis de LDL. Tras un periodo de preinclusi√≥n (‚Äúrun-in‚ÄĚ) de 6 semanas para estabilizar los tratamientos hipolipemiantes, incluyendo el establecimiento de af√©resis de LDL si fuera aplicable, se inici√≥ tratamiento con lomitapida 5 mg una vez al d√≠a, seguido de titulaci√≥n de dosis a 10 mg, 20 mg, 40 mg, y 60 mg a la semana 2, 6, 10, y 14, respectivamente, seg√ļn tolerabilidad gastrointestinal y niveles aceptables de transaminasas. Se instruy√≥ a los pacientes para que mantuviesen una dieta baja en grasas (< 20 % de las calor√≠as derivada de grasas) y tomasen suplementos diarios de vitamina E 400 UI, √°cido alfa-linol√©nico (ALA) 210 mg, √°cido linol√©ico 200 mg, √°cido eicosapentaenoico (EPA) 110 mg, y √°cido docosahexaenoico (DHA) 80 mg. Veintitr√©s (79 %) pacientes fueron evaluables para eficacia a la semana 26, y todos ellos completaron las52 semanas adicionales de seguimiento (78 semanas totales de tratamiento). Los efectos adversos contribuyeron a la discontinuaci√≥n del tratamiento en 5 pacientes. Las dosis m√°ximas toleradas durante elperiodo de eficacia fueron 5 mg (10 %), 10 mg (7 %), 20 mg (21 %),40 mg (24 %), y 60 mg (34 %).

Tabla 1. Valores absolutos y porcentaje de cambio con respecto al valor basal para lípidos y lipoproteínas.

Par√°metroValor basalSemana 26/LOCF (n = 29)
Media (DE)Media (DE)% medio de cambio
C-LDL (mg/dl)336 (114)190 (104)-40 b
C-total (mg/dl)430 (135)258 (118)-36 b
apo B (mg/dl)259 (80)148 (74)-39 b
TG (mg/dl) a92 (72, 128)57 (36, 78)-45 b
C-no-HDL (mg/dl)386 (132)217 (113)-40
C-VLDL (mg/dl)21 (10)13 (9)-29
Lp(a) (nmol/l)(9)6661-13
C-HDL (mg/dl)44 (11)41 (13)-7

(a) Para los triglicéridos los valores corresponden a mediana con rango intercuartílico y mediana del % de cambio. (b). Estadísticamente significativo comparado con el nivel basal basado en el método secuencial pre-especificado para controlar el error tipo I entre la variable primaria y las secundarias.

A la semana 26, la media y mediana de porcentaje de cambio en el c-LDL con respecto al valor basal (variable principal del estudio) fue del -40 % (IC95 %: -52 % a -28 %) (prueba t de Student para datos pareados: p < 0,001) y -50 % (IC95 %: -62 % a -39 %), respectivamente, de acuerdo al an√°lisis por intenci√≥n de tratar (ITT) con la imputaci√≥n de la √ļltima observaci√≥n realizada (LOCF) para los pacientes que discontinuaron el estudio prematuramente. Los cambios en l√≠pidos y lipoprote√≠nas a la semana 26 se presentan en la tabla 1. De los 23 pacientes que completaron las 26 semanas, 19 (83%) presentaron reducciones del c-LDL ‚Č• 25 %.

El efecto sobre los parámetros lipídicos a las 78 semanas se mantuvo muy similar al obtenido a las 26 semanas (9-11). Quince de los 23 pacientes (65 %) que completaron las 78 semanas de seguimiento vieron reducido el tratamiento hipolipemiante concomitante. La aféresis se discontinuó en 3 de 13 pacientes que estaban en aféresis a la semana 26, y la frecuencia de las aféresis se redujo en otros 3 pacientes, manteniendo niveles bajos de c-LDL a las 78 semanas. El beneficio en las reducciones de los tratamientos hipolipemiantes concomitantes es incierto (9,10).

Además del estudio pivotal, se realizaron previamente 6 estudios fase II, con administración de lomitapida en monoterapia o en combinación con atorvastatina o ezetimiba, uno de ellos en pacientes con HFHo (n = 6) y los otros 5 estudios (n = 622) en pacientes con hipercolesterolemia y otros factores de riesgo cardiovascular (10). La reducción del C-LDL osciló entre el 14 % con la dosis de 5 mg y el 64 % con la dosis de 25 mg.

Seguridad

Los efectos adversos más frecuentemente notificados con lomitapida son los efectos adversos gastrointestinales y la elevación de transaminasas.

Efectos adversos gastrointestinales

El 93 % de los pacientes presentaron efectos adversos gastrointestinales en el estudio pivotal (79 % diarrea; 65 % nauseas; 38% dispepsia; 34 % v√≥mitos; ‚Č• 20 % dolor abdominal, distensi√≥n abdominal, estre√Īimiento), que fueron de intensidad severa en 6 (21 %) de los pacientes. Estos efectos adversos ocurrieron m√°s frecuentemente durante la escalada de dosis, siendo responsables de la retirada deltratamiento en 4 (14 %) de los pacientes, y disminuyeron en gravedad y frecuencia una vez se estableci√≥ la dosis m√°xima tolerada.

Efectos adversos hep√°ticos

Los efectos adversos m√°s importantes fueron las elevaciones de transaminasas hep√°ticas, los cuales ocurrieron muy frecuentemente durante el tratamiento con lomitapida. Asimismo, 18 (78 %) de los23 pacientes con espectroscopia por resonancia magn√©tica nuclear (RMN) disponible desarrollaron esteatosis hep√°tica (porcentaje de grasa hep√°tica >5,56 %) a partir de la semana 26 de tratamiento(porcentaje de grasa hep√°tica basal del 1 %). Aunque no se notificaron casos de disfunci√≥n hep√°tica o fallo hep√°tico, existe preocupaci√≥n sobre si la esteatosis hep√°tica inducida por lomitapida podr√≠a progresar a esteatohepatitis y cirrosis a largo plazo. Losestudios cl√≠nicos con lomitapida no permiten descartar este potencial debido al n√ļmero escaso de pacientes incluidos y una duraci√≥n m√°xima de 78 semanas.

En este sentido, el tratamiento con lomitapida está contraindicado en caso de insuficiencia hepática moderada/grave o pruebas de función hepáticas alteradas de manera persistente sin causa aparente.

Monitorización de la función hepática: antes de comenzar el tratamiento con lomitapida y durante el mismo, es necesario seguir las instrucciones de monitorización hepática que se encuentran disponibles en Ficha Técnica (9). En general, se debe reducir la dosis de lomitapida y realizar análisis adicionales de función hepática (ej., fosfatasa alcalina, bilirrubina total e INR) si se observan elevaciones de transaminasas entre 3 y 5 veces el límite superior normal (LSN), y suspender el tratamiento en caso de elevaciones persistentes o significativas de más de 5 veces el LSN (9).

Monitorización para descartar enfermedad hepática progresiva: se debe realizar un cribaje de esteatohepatitis/fibrosis de manera regular al inicio del tratamiento y anualmente utilizando técnicas de imagen (ej. fibroscan) y biomarcadores (9). En los pacientes que presenten resultados sugestivos de esteatohepatitis o fibrosis se debe plantear la realización de biopsia hepática. En caso de que el paciente presente esteatohepatitis o fibrosis demostrada mediante biopsia, se debe reevaluar el beneficio-riesgo y suspender el tratamiento si se considera necesario.

Otros efectos adversos a destacar fueron los episodios musculoesqueléticos (31 %), pulmonares (21 %), pérdida de peso (15 %) e infecciones (59 %). Cinco pacientes presentaron al menos un evento cardiovascular no relacionado con la medicación, 2 de ellos graves (síndrome coronario agudo) (10).

Interacciones

Lomitapida es un sustrato y a la vez inhibidor del CYP3A4. Por lo tanto, un aspecto importante de la seguridad son las interacciones a dicho nivel. Los niveles de lomitapida pueden aumentar hasta 27 veces en presencia de inhibidores potentes del CYP3A4, estando contraindicado el uso concomitante con inhibidores potentes/moderados (9). No obstante, el uso concomitante con inhibidores débiles del CYP3A4 (ej. atorvastatina) se puede llevar a cabo siempre que se realicen ajustes de la dosis de mantenimiento de lomitapida siguiendo una vez más los criterios establecidos en Ficha Técnica. A su vez, lomitapida es un inhibidor enzimático del CYP3A4 y aumenta los niveles plasmáticos de las estatinas (una dosis de 60 mg de lomitapida aumenta aproximadamente un 30 % la exposición a rosuvastatina, un 50% la de atorvastatina y un 60 % la de simvastatina), por lo que el riesgo de miopatía puede verse aumentado. En este sentido, el usoconcomitante de lomitapida con dosis de simvastatina > 40 mg estácontraindicado. Asimismo, todos los pacientes en tratamiento concomitante con estatinas deben ser monitorizados para identificar conprontitud los efectos adversos relacionados con el uso de dosis altas de estatinas (ej.: dolor o debilidad muscular asociados con miopatía). En el caso de administración con inductores del CYP3A4, se debe considerar aumentar la frecuencia de monitorización del c-LDL y puede sernecesario aumentar la dosis de mantenimiento de lomitapida.

La lomitapida inhibe la gp-P in vitro, y puede aumentar la absorción de los sustratos de la gp-P.

Debido a la interacci√≥n entre lomitapida y agentes cumar√≠nicos como la warfarina, si se utilizan ambos medicamentos de manera concomitante se debe determinar el INR antes de iniciar el tratamiento con lomitapida y controlarlo regularmente con ajustes de las dosis de cumarinas seg√ļn indicaci√≥n cl√≠nica.

Debido a que durante los ensayos clínicos se ha observado un descenso de vitamina E y ácidos grasos esenciales, los pacientes en tratamiento con lomitapida deberían recibir suplementos diarios de vitamina E 400 UI y al menos 200 mg de ácido linolénico (ALA), 110 mg de ácido eicosapentaenoico (EPA), 210 mg de ácido alfa-linolénico (ALA) y 80 mg de ácido docosahexaenoico (DHA) 80 mg (9).

DISCUSI√ďN

Los datos disponibles muestran que lomitapida disminuyó de manera relevante y mantenida el c-LDL así como otros parámetros lipídicos en pacientes adultos con HFHo.

Sin embargo, el desarrollo cl√≠nico de lomitapida presenta varias limitaciones. Estas limitaciones est√°n relacionadas con la falta de datos de morbimortalidad cardiovascular (cabr√≠a esperar que los cambios lip√≠dicos tuvieran un impacto positivo en la reducci√≥n del riesgo cardiovascular, sin embargo √©sto a√ļn no ha sido demostrado), con la falta de confirmaci√≥n del mantenimiento del efecto a m√°s largo plazo (los datos disponibles son hasta 78 semanas) y con los efectos adversos hep√°ticos con el uso a largo plazo de lomitapida. En concreto, con respecto a seguridad, los efectos adversos m√°s importantes son la toxicidad hep√°tica, que obliga a un estrecho control de la funci√≥n y el grado de esteatosis hep√°tica, los efectos gastrointestinales, incluyendo una pobre tolerabilidad y malabsorci√≥n de vitaminas y √°cidos grasos esenciales, y los potencialmente derivados de las interacciones con inhibidores o inductores del CYP3A4, que obligan a modificar la posolog√≠a o a contraindicar el tratamiento concomitante en algunos casos. Adem√°s, existe incertidumbre sobre si el tratamiento con lomitapida podr√≠a resultar en una reducci√≥n en la intensidad de los tratamientos hipolipemiantes concomitantes, incluyendo las dosis de estatinas o el n√ļmero de sesiones en pacientes tratados con af√©resis de LDL (9,10). Dentro del Plan de Gesti√≥n de Riesgos para el medicamento,existe un Registro de Evaluaci√≥n Mundial de Observaci√≥n de lomitapida dirigido a recoger sistem√°ticamente informaci√≥n sobre los resultados de seguridad (efectos adversos) y eficacia (par√°metros lip√≠dicos, eventos cardiovasculares) en pacientes tratados con lomitapida. Se alienta a prescriptores a incluir a todos los pacientes tratados con lomitapida en dicho registro global (9).

Los pacientes con HFHo tienen opciones terap√©uticas limitadas, y lomitapida supone una alternativa terap√©utica a√Īadida a las existentes. No obstante, los escasos datos de eficacia disponibles y su perfil de seguridad hacen prudente recomendar su uso como tercera l√≠nea en pacientes adultos con HFHo confirmada gen√©ticamente (siempre que el test est√© disponible) cuyo c-LDL no est√° controlado a pesar de tratamiento con otros hipolipemiantes (estatinas y ezetimiba) y af√©resis de LDL, o dichos tratamientos no se toleran o la af√©resis de LDL no est√° disponible.

A pesar de que la HFHo se presenta fundamentalmente en pacientes menores de 25 a√Īos, considerando el perfil de seguridad de lomitapida y la falta de datos en pacientes pedi√°tricos, actualmente la indicaci√≥n de lomitapida se encuentra restringida a los adultos.

CONCLUSI√ďN

En caso de prescribir lomitapida, debe utilizarse en tercera línea terapéutica en pacientes adultos con HFHo confirmada genéticamente (siempre que el test esté disponible) cuyo c-LDL no está controlado a pesar de tratamiento con otros hipolipemiantes (estatinas y ezetimiba) y aféresis LDL, o dichos tratamientos no se toleran o la aféresis LDL no está disponible.

CONSIDERACIONESFINALES DEL GCPT

La Direcci√≥n general de Cartera B√°sica de Servicios del SNS y Farmacia ha emitido la resoluci√≥n de no financiaci√≥n para Lojuxta® (lomitapida).

REFERENCIAS

  1. Goldstein JL, Hobbs HH, Brown MS. Familial hypercholesterolemia. En: Scriver CR, Beaudet AL, Sly WS, Valle D, editors. The Metabolic and Molecular Bases of Inherited Disease. New York, NY: McGraw-Hill; 2001. p. 2863-2913.
  2. Raal FJ, Santos RD. Homozygous familial hypercholesterolemia: Current perspectives on diagnosis and treatment. Atherosclerosis.2012; 223: 262-8.
  3. Masana L, Civeira F, Pedro-Botet J, de Castro I, Pocoví M, Plana N, Mateo-Gallego R, Jarauta E, Pedragosa A. [Expert consensus on the detection and clinical management of familial hypercholesterolemia]. Clin Investig Arterioscler. 2013 Sep- Oct;25(4):182-93.
  4. Sharma P, Boyers D, Boachie C, Stewart F, Miedzybrodzka Z, Simpson W, et al. Elucigene FH20 and LIPOchip for the diagnosis of familial hypercholesterolaemia: a systematic review and economic evaluation. Health Technol Assess. 2012; 16: 17.
  5. Nordestgaard BG, Chapman MJ, Humphries SE, Ginsberg HN, Masana L, Descamps OS, et al; for the European Atherosclerosis Society Consensus Panel. Familial hypercholesterolaemia is underdiagnosed and undertreated in the general population: guidance for clinicians to prevent coronary heart disease: Consensus Statement of the European Atherosclerosis Society. Eur Heart J. 2013 Sep 12. [Epub ahead of print].
  6. National Institute for Health and Clinical Excellence. Identification and management of familial hypercholesterolaemia. NICE clinical guideline 71. Agosto 2008. Disponible en:http://guidance.nice.org.uk/CG71/Guidance/pdf/English(Acceso octubre 2013).
  7. Atienza Merino G. Aféresis de lipoproteínas de baja densidad como tratamiento adyuvante de la hipercolesterolemia familiar. Santiago de Compostela: Consellería de Sanidad, Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Galicia, avalia-t; 2011. Serie Avaliación de tecnoloxías. Consultas Técnicas; CT2011/01.Disponible en:http://www.sergas.es/Docs/Avalia-t/CT2011-01-ldl-aferesis.pdf.
  8. Ibrahim M, El-Hamamsy I, Barbir M, Yacoub MH. Translational lessons from a case of combined heart and liver transplantation for familial hypercholesterolemia 20 years post-operatively. J Cardiovasc Transl Res. 2012; 5: 351-8.
  9. Ficha Técnica de Lojuxta (lomitapida). Disponible en:http://www.ema.europa.eu/docs/es_ES/document_library/EPAR_-_Product_Information/human/002578/WC500148549.pdf.
  10. Lojuxta¬ģ EPAR. Disponible en:http://www.ema.europa.eu/docs/en_GB/document_library/EPAR_-_Public_assessment_report/human/002578/WC500148551.pdf.
  11. Cuchel M, Meagher EA, du Toit Theron H, Blom DJ, Marais AD, Hegele RA, et al. Efficacy and safety of a microsomal triglyceride transfer protein inhibitor in patients with homozygous familial hypercholesterolaemia: a single-arm, open-label, phase 3 study. Lancet. 2013; 381: 40-6.

GRUPO DE EXPERTOS

Rodrigo Alonso Karlezi

Clínica de Lípidos. Departamento de Medicina Interna. FundaciónJiménez Díaz, Madrid.

Manuel Al√≥s Almi√Īana

Jefe de sección de Farmacia Hospitalaria.
Unidad de Pacientes Externos.
Hospital Clínico Universitario de Valencia.

Agencia Espa√Īola de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Madrid.

Eduardo López Briz

Jefe de Sección de Farmacia. Hospital Universitario y PolitécnicoLa Fe. Valencia.

Carlos Morillas Ari√Īo

Médico Adjunto. Servicio Endocrinología. Hospital Universitario Dr. Peset Profesor Asociado de Endocrinología. Facultad de Medicina de Valencia.

Carlos S√°nchez Juan

Profesor Titular de Medicina. Jefe Unidad de Endocrinología y Nutrición. Departamento Valencia-Hospital General Universitat de València.

Pedro Valdivielso Felices

Unidad de Lípidos. Departamento de Medicina Interna. HospitalVirgen de la Victoria, Málaga.

Pedro Zapater Hern√°ndez

Médico Adjunto Farmacología Clínica. Unidad de Farmacología Clínica. Hospital General Universitario de Alicante. Profesor Asociado de Farmacología. Facultad de Medicina. Universidad Miguel Hernández.

Todos los expertos han realizado una declaración de conflictos de interés.

El Laboratorio Titular, la Sociedad Espa√Īola de Arteriosclerosis y la Fundaci√≥n Hipercolesterolemia Familiar han tenido oportunidad de enviar comentarios al documento, si bien el texto final es el adoptado por el GCPT.

Fuente: Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.