Lanatósido C


Sistema cardiovascular  >  Terapia cardíaca  >  Glucósidos cardíacos  >  Glucósidos digitálicos


Mecanismo de acción
Lanatósido C

Inhibe la bomba ATPasa de membrana sodio-potasio dependiente. Potencian el tono vagal y disminuyen la velocidad de conducción del nodo sinusal y AV.

Indicaciones terapéuticas
Lanatósido C

Profilaxis y tto. de arritmias cardíacas: indicado para el control de la velocidad de respuesta ventricular en la fibrilación y aleteo ventricular. También para el control de la taquicardia de reentrada nodal aurículoventricular (AV) paroxística, ya que revierte la taquicardia de reentrada nodal AV paroxística a ritmo sinusal normal.
Tto. de la ICC: está indicado para el tto. de todos los grados de ICC. Más eficaz en la insuf. de bajo gasto asociada a una función ventricular izquierda deprimida, y menos eficaz en la insuf. de alto gasto (insuf.broncopulmonar, fístula arteriovenosa, anemia, beriberi, infección, hipertiroidismo). Su acción inotrópica positiva produce una mejora del gasto cardíaco y de los signos y síntomas de la insuf.hemodinámica tales como disnea, edema y/o congestión venosa.

Posología
Lanatósido C

IM, IV. Adaptar a los requerimientos individuales. A título indicativo debido a la variabilidad individual:
Ads. y niños >10 años: digitalización rápida (24 h) IV o IM: 0,6-1,2 mg. Mantenimiento dosis media diaria: 0,4 mg.
Niños: digitalización rápida (24 h) en casos de urgencia IV o IM: 0,02-0,04 mg/kg/día, en 1 a 3 dosis. Mantenimiento: 0,01-0,03 mg/kg fraccionados cada 8 h.

Modo de administración
Lanatósido C

Vía de administración: IM, IV. IV: administrar lentamente, en un periodo de al menos 5 min. La vía IM se utiliza sólo cuando no puede emplearse la vía IV, pues implica mayor malestar local, efecto más lento y biodisponibilidad errática.

Contraindicaciones
Lanatósido C

Bloqueo aurículoventricular completo y bloqueo aurículoventricular de 2º grado, paro sinusal, excesiva bradicardia sinusal. Sólo en circunstancias especiales, no debe usarse en presencia de: efectos tóxicos debidos a la administración previa de algún preparado digitálico, fibrilación ventricular.

Advertencias y precauciones
Lanatósido C

I.R. grave, determinar el nivel sérico a intervalos de 2 sem. Corazón-pulmón crónico, insuf. coronaria, trastornos electrolíticos e I.R., I.R., reducir la dosis especialmente en pacientes de edad avanzada. Durante el tto. determinar concentraciones mín. en estado de equilibrio de cardioglucósidos, vigilar electrocardiograma, determinaciones séricas de electrolitos (especialmente potasio, calcio y magnesio), determinaciones de la función hepática y renal, comprobación del pulso (apical). No se debe administrar calcio por vía parenteral. Control del paciente para detectar efectos secundarios debido a sobredosificación.

Insuficiencia hepática
Lanatósido C

Precaución.

Insuficiencia renal
Lanatósido C

Precaución.

Interacciones
Lanatósido C

Riesgo de aumento de arritmias cardiacas con: dosis elevadas de calcio, psicótropos (incluido el litio), simpaticomiméticos.
Concentración sérica aumentada con: quinidina, antagonistas del calcio (verapamilo), amiodarona, espironolactona y triamtereno.
Eritromicina y tetraciclina pueden provocar indirectamente un aumento de la concentración sérica con alteración de la flora intestinal, la cual afecta el metabolismo del fármaco, a la toxicidad por digitálicos, por eliminación de potasio.
Sulfato de Magnesio parenteral debe administrarse con extrema precaución en pacientes digitalizados, especialmente si se emplean tambien sales de calcio IV; se pueden producir cambios en la conducción cardíaca y bloqueo cardíaco.
Suxametonio puede producir una liberación brusca de potasio en las células musculares, aumentando el riesgo de arritmias inducidas por digitálicos.

Reacciones adversas
Lanatósido C

Pérdida del apetito, náuseas o vómitos; dolor en la región inferior del estómago; diarrea; posible desequilibrio electrolítico (cansancio o debilidad no habituales y extremos); latidos cardíacos lentos o irregulares: pueden ser latidos cardíacos rápidos en niños; visión borrosa u otras alteraciones visuales tales como halos de color alrededor de los objetos: visión blanca, amarilla o verde; somnolencia; confusión o depresión mental; dolor de cabeza; desmayos.

Monografías Principio Activo: 14/10/2016