CEREZYME Concentrado para sol. para perfusión 400 U/vial   






Alertas por composición:
Pincha para ver detalles Lactancia
Imiglucerasa

Precaución

No se sabe si imiglucerasa se excreta en la leche materna; sin embargo, es probable que la enzima sea digerida en el tubo digestivo del niño.

Pincha para ver detalles Embarazo

Categoria

En estudios animales ha producido daño fetal y no hay estudios adecuados en mujeres embarazadas. O bien, no se han realizado estudios en animales ni en humanos. Sólo debe administrarse en el embarazo si el beneficio justifica el riesgo potencial.

Imiglucerasa

Se dispone de experiencia limitada derivada de 150 resultados de embarazos (basada principalmente en notificaciones espontáneas y la revisión bibliográfica) que sugiere que el uso de imiglucerasa es beneficioso para controlar la enfermedad de Gaucher subyacente durante el embarazo. Además, estos datos indican que imiglucerasa no causa toxicidad malformativa para el feto, aunque las pruebas estadísticas son escasas. Se han notificado casos de muerte fetal en raras ocasiones, aunque no queda claro si guarda relación con el uso de imiglucerasa o con la enfermedad de Gaucher subyacente. No se han realizado estudios en animales para determinar las reacciones de imiglucerasa en el embarazo, desarrollo embrional/fetal, parto y desarrollo posnatal. No se sabe si atraviesa la placenta y pasa al feto en desarrollo. En las pacientes embarazadas con enfermedad de Gaucher y en aquellas que estén intentando quedarse embarazadas, es necesario realizar una evaluación de riesgos-beneficios del tratamiento en cada embarazo. Las pacientes con enfermedad de Gaucher que se queden embarazadas podrían experimentar un período de aumento de la actividad de la enfermedad durante el embarazo y el puerperio. Esto conlleva un mayor riesgo de manifestaciones esqueléticas, exacerbación de la citopenia, hemorragia y mayor necesidad de transfusiones. Se sabe que tanto el embarazo como la lactancia desequilibran la homeostasis del calcio en la madre y aceleran el recambio óseo. Esto podría contribuir a un aumento de la patología esquelética en la enfermedad de Gaucher. Se debe aconsejar a las mujeres que nunca han recibido tratamiento anteriormente que consideren iniciar la terapia antes de quedarse embarazadas para tener una salud óptima. En el caso de las mujeres que reciben tratamiento con imiglucerasa, se debe considerar continuar el tratamiento con imiglucerasa durante todo el embarazo. Es necesario monitorizar detenidamente el embarazo y las manifestaciones clínicas de la enfermedad de Gaucher para individualizar las dosis de acuerdo con las necesidades y la respuesta terapéutica de la paciente.

 

 
Escala riego:
Bajo
Medio
Alto
Critico

Ninguna interacción detectada, consulte la Ficha técnica.