Mebendazol + quinfamida

En estudios animales ha producido daño fetal y no hay estudios adecuados en mujeres embarazadas. O bien, no se han realizado estudios en animales ni en humanos. Sólo debe administrarse en el embarazo si el beneficio justifica el riesgo potencial.
lactancia: evitar

Antiparasitarios, insecticidas y repelentes  >  Antihelmínticos  >  Agentes antinematodos  >  Derivados de benzimidazol


Mecanismo de acción
Mebendazol + quinfamida

Mebendazol: interfiere con la síntesis de la tubulina celular en el parásito, uniéndose específicamente a la tubulina y causando cambios degenerativos ultraestructurales. Como resultado, la fijación de glucosa y las funciones digestivas del parásito se interrumpen hasta el punto de desencadenar un proceso autolítico.
Quinfamida: es un amebicida intraluminal, con alta eficacia terapéutica y baja toxicidad.

Quinfamida: dicloroacetilquinolinol con actividad sobre la forma móvil de Entamoeba histolytica actuando en la luz del intestino. La quinfamida ejerce su acción antiamebiana inmovilizando al trofozoíto e incapacitando su propagación.

Indicaciones terapéuticas
Mebendazol + quinfamida

Parasitosis intestinal originada por amebiasis intestinal aguda o crónica. Parasitosis intestinal causada por: Enterobius vermicularis (oxiuros), Ascaris lumbricoides (lombrices), Trichuris trichiura (tricocéfalos), Necator americanus, Ancylostoma duodenale (uncinarias), Strongyloides stercolaris, Taenia solium, Taenia saginata (tenias) e Hymenolepis nana. En pacientes que viven en zonas endémicas, un tto. Periódico (3-4 veces al año) puede reducir significativamente la reinfección con un buen nivel de significancia clínica.

Posología
Mebendazol + quinfamida

Mebendazol/quinfamida. Oral. Niños 3-6 años: 600/100 mg, dosis única; niños 7-9 años: 600/200 mg, dosis única; ads. y niños >10 años: 600/300 mg, dosis única.
I.H.: puede ser necesaria una reducción de la dosis.

Contraindicaciones
Mebendazol + quinfamida

Hipersensibilidad al mebendazol o a la quinfamida; formas extraintestinales de amebiasis u otros parásitos; embarazo y lactancia.

Advertencias y precauciones
Mebendazol + quinfamida

Se recomienda una sola dosis de tto. y evitar la ingesta de alcohol durante el día de tto.; I.H.: deberá controlarse la dosis, dosis altas durante tto. prolongado ocasionalmente han producido hepatitis y elevación reversible de enzimas hepáticas.

Insuficiencia hepática
Mebendazol + quinfamida

Precaución. Deberá controlarse la dosis, dosis altas durante tto. prolongado ocasionalmente han producido hepatitis y elevación reversible de enzimas hepáticas.

Interacciones
Mebendazol + quinfamida

Cimetidina puede inhibir el metabolismo de mebendazol en el hígado, resultando en un aumento en las concentraciones plasmáticas, especialmente en tto. prolongado. Por lo tanto, se recomienda la determinación de dichas concentraciones a fin de permitir ajustes en las dosis. Debe evitarse el uso concomitante de metronidazol o alcohol.

Embarazo
Mebendazol + quinfamida

Contraindicado. En caso de necesidad evaluar riesgo/beneficio.

Lactancia
Mebendazol + quinfamida

No existen datos sobre el uso combinado del mebendazol y la quinfamida durante la lactancia. Aunque la absorción de ambos productos es baja, al prescribirlos durante la lactancia deberán sopesarse los beneficios terapéuticos esperados.

Reacciones adversas
Mebendazol + quinfamida

Pacientes con sobrecarga parasitaria elevada han manifestado diarrea o dolor abdominal. Se ha relacionado con el uso de la quinfamida: cefalea; náusea, flatulencia y dolor abdominal. La mayoría de las veces estos efectos han sido de intensidad leve y transitoria; Muy raro: convulsiones en niños; Muy raro: reacciones de hipersensibilidad como reacción anafiláctica y anafilactoide; Muy raro: necrólisis epidermal tóxica, síndrome de Stevens-Johnson.

Monografías Principio Activo: 01/01/2015