28/11/2018 | PATOLOGÍAS

Alrededor del 10% de los pacientes con EPOC no ha fumado nunca

La relación compleja entre la exposición a elementos nocivos y la predisposición innata de un pulmón afectado explica que ciertos pacientes desarrollen esta patología

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una patología compleja y multidimensional, que debería dejarse de considerar exclusiva del pulmón, sino más bien sistémica. A pesar de su alta prevalencia y la elevada morbi-motalidad que ocasiona, existe una falta de visibilidad sobre la gravedad de la enfermedad.

Entre los retos actuales se encuentra el de identificar la patología a tiempo para poder realizar un tratamiento adecuado. “Las personas con EPOC tosen, expectoran y tienen dificultad para respirar, por lo que esta enfermedad disminuye notablemente la calidad de vida de quienes la padecen y puede ser una causa importante de discapacidad, morbilidad y mortalidad”, ha señalado el Dr. Javier de Miguel, neumólogo del Hospital Universitario Gregorio Marañón, en el marco de la V Jornada EPOCAM organizada por la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid).

La disnea que sufren los pacientes con EPOC es uno de los síntomas más incapacitantes que existen, ya que limita el desarrollo normal de sus actividades diarias. Esto tiene un impacto muy negativo, no solo a nivel físico sino también mental, en aquella persona que percibe cómo progresivamente pierde la capacidad de realizar aquello con lo que antes disfrutaba.

Prevenir y tratar las agudizaciones a tiempo es fundamental para detener la evolución de la enfermedad. Por una parte, el paciente debe llevar una correcta utilización y adherencia al tratamiento farmacológico, así como mantener una alimentación y actividad física adecuada. También es importante que vigilen los signos de alarma, que pueden verse reflejados en el empeoramiento de su disnea habitual y el aumento del volumen o cambio de color de las secreciones respiratorias.

Esta jornada ha tenido como objetivo concienciar a la población sobre el impacto de esta enfermedad y mejorar la atención por parte de los profesionales a los pacientes con EPOC. “Es necesario sensibilizar a todas las personas involucradas en el tratamiento de la EPOC, así como a la población general, sobre su prevalencia y el largo recorrido que queda para solventar su infradiagnóstico”, ha comentado el Dr. Daniel López Padilla, neumólogo del Hospital Universitario Gregorio Marañón.

A pesar de que, según determinó el estudio EPI-SCAN (Epidemiologic Study of COPD in Spain), se ha registrado un incremento de la prevalencia de EPOC en España, siendo la cuarta causa de muerte mundial en los países desarrollados, existe un desconocimiento preocupante entre los profesionales sanitarios y la población. “El infradiagnóstico de esta enfermedad puede tener relación con la falta de conocimiento sobre la misma y sus determinantes. En estudios previos se ha demostrado que muchas personas con síntomas respiratorios no consultan a su médico. Por este motivo, es importante que los profesionales sanitarios realicemos campañas de información activa sobre esta enfermedad e incrementemos el uso de la espirometría, una herramienta fundamental para confirmar la existencia de una EPOC”, ha advertido el Dr. de Miguel.

En esta línea se ha situado el Dr. López Padilla, quien ha destacado queel infradiagnóstico del déficit de alfa-1-antitripsina es un problema vigente, cuyo retraso en el inicio de tratamientos y seguimientos específicos puede tener consecuencias negativas en la evolución clínica de esta patología”.

Factores que influyen en su desarrollo

Aunque la EPOC no es una enfermedad curable, abandonar el hábito de fumar representa la medida más eficaz para prevenirla y frenar su progresión. Aunque tal y como ha recalcado el Dr. De Miguel, “hasta un 10% de los pacientes con EPOC no ha fumado nunca, por lo que existen otros factores relacionados con la etiopatogenia de esta patología”. El Dr. López Padilla advierte que “el bajo peso al nacer, la contaminación atmosférica o la frecuencia de infecciones respiratorias en la infancia y adolescencia, contribuyen en mayor o menor medida a la obstrucción de las vías áreas”. Por tanto, la relación compleja entre la exposición a elementos nocivos y la predisposición innata de un pulmón afectado explica que ciertos pacientes desarrollen EPOC y otro no.

En la búsqueda de los mismos se ha implicado a la dieta y al estado nutricional. Por ello, los profesionales reunidos en el taller dieron a conocer la revisión sobre EPOC y nutrición que está elaborando el Grupo de Trabajo de EPOC y que será publicada como suplemento en la Revista de Patología Respiratoria. De acuerdo al Dr. López Padilla “el documento pone de manifiesto que la valoración nutricional es mucho más compleja que las simples medidas antropométricas. Ya sea por las intervenciones dietéticas difícilmente medibles o por los hallazgos contradictorios en la literatura, lo que está claro es que la nutrición del paciente con EPOC es un campo prometedor de investigación”.

Para finalizar, se presentaron los trabajos de investigación que concurrían a la convocatoria de becas y se prosiguió a la entrega de premios a los proyectos del año pasado. Ambos neumólogos han destacado la indudable calidad de los proyectos, que además, responden a los objetivos estratégicos de Neumomadrid con la premisa del tratamiento global y oportuno de la EPOC.

 

Fuente: Berbés Asociados

Enlaces de Interes
Entidades:
NEUMOMADRID - Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica
 
Enfermedades:
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Última Información