06/11/2018 | TERAPIAS

La biopsia ósea y/o de partes blandas guiada por TAC o ecografía aumenta la precisión en el diagnóstico del sarcoma y reduce los ingresos hospitalarios

La técnica actualmente utilizada, la biopsia quirúrgica, requiere anestesia general e ingreso hospitalario, mientras que este tipo de biopsia permite la anestesia local o sedación, de forma que el paciente vuelve a casa en el mismo día

La biopsia ósea y/o de partes blandas controlada por tomografía computarizada (TAC) o ecografía es una técnica novedosa, actualmente no realizada en muchos centros hospitalarios, que permite un diagnóstico mucho más preciso y menos invasivo del sarcoma. En opinión del doctor Sergio Serrano, del  Departamento de Radiología Intervencionista de MD Anderson Madrid y uno de los pocos radiólogos que realiza esta técnica en España, este procedimiento, que tiene una duración de entre 20-30 minutos, es “menos invasivo, más rápido y además, al no necesitar quirófano, reduce el número de posibles complicaciones”.

Gracias al control por TAC o ecografía, el profesional puede seguir en directo y a tiempo real toda la intervención, desde la inyección con la aguja hasta el corte y la posterior extracción. “Vamos a una zona previamente decidida y, además, gracias a las técnicas de imagen, podemos ver de forma directa dónde queremos pinchar y hacia dónde queremos ir”, explica el doctor Serrano. Además, frente a la técnica utilizada de forma mayoritaria, la biopsia quirúrgica, que requiere anestesia general e ingreso hospitalario, este tipo de biopsia permite la anestesia local o la sedación, lo que facilita que el paciente pueda volver a casa en ese mismo día.

Asimismo, el seguimiento directo y preciso de la intervención hace que sea “más factible que las muestras tomadas sean adecuadas para el análisis posterior del patólogo, de forma que se reduce mucho el porcentaje de muestras de las que el patólogo no puede dar un diagnóstico correcto”, asegura este especialista. Pero la coordinación no solo es mayor con el Servicio de Anatomía Patológica, sino también con el Servicio de Traumatología Oncológica. “Es importante acordar con el traumatólogo el área y el recorrido de esta intervención porque la zona de obtención de la muestra será también posteriormente la zona de extracción del tumor, en caso de que finalmente sea necesaria una cirugía”, explica el doctor Serrano.

De hecho, el trabajo multidisciplinar es especialmente importante en este procedimiento, algo que, asegura este especialista, es muy fácil en un centro como MD Anderson Madrid dedicado a la atención integral del paciente oncológico. Así, además de Anatomía Patológica y Traumatología Oncológica, es también muy importante la coordinación con el Servicio de Oncología Médica, que juega un papel clave en la elección del tratamiento correcto. Asimismo, durante la intervención es importante contar también con un técnico o un auxiliar de enfermería y, en los casos en que se requiere sedación, también con un anestesista. “Para una visión más global del paciente, es crucial trabajar con un equipo multidisciplinar de profesionales”, incide este especialista.

Actualmente, además, la Organización Mundial de la  Salud (OMS) reconoce más de 150 variedades distintas de sarcoma, cada una de las cuales requiere un abordaje y un tratamiento específico, lo que todavía aporta más valor a esta técnica, que aumenta la especificidad del diagnóstico gracias a su mayor precisión en la obtención de la muestra.

Otras indicaciones de la biopsia guiada por TAC o ecografía

Pero, aunque se utiliza sobre todo con un fin diagnóstico y de elección de una primera línea de tratamiento en sarcoma (cirugía o tratamiento previo con quimioterapia, radioterapia o inmunoterapia), este procedimiento también puede estar indicado para el análisis de metástasis óseas en otros tipos de cáncer y para el seguimiento y/o evolución en el tiempo del paciente con sarcoma.En los casos en que el paciente no responde al tratamiento, podemos realizar este tipo de biopsia para ver si la tipología del tumor ha cambiado y, entonces, hay que ir a otra línea de tratamiento”, explica el doctor Serrano.

Asimismo, esta técnica puede utilizarse para el tratamiento parcial o total en algunas lesiones concretas. “En aquellos casos en los que una metástasis causa mucho dolor, se puede intentar quemar parcial o totalmente, reduciendo su tamaño, para disminuir el dolor del paciente”, señala el doctor Serrano, quien también señala su posible utilización en la reducción del tamaño del tumor para poder realizar una cirugía más localizada o en el tratamiento completo de lesiones de tipo benigno.

 

 

Fuente: Atrevia

Enlaces de Interes
Entidades:
MD Anderson Cancer Center
 

Última Información