08/10/2018 | TECNOLOGÍA

La microbiología aprueba el uso de las redes sociales para difundir conocimiento si se contrasta con evidencia científica

Debido a su carácter inmediato y a su impacto en la sociedad, la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS) pone el foco en la necesidad de contrastar la información con la evidencia científica

Por su poder de difusión y la posibilidad de interactuar con la sociedad en general, las redes sociales son una herramienta idónea para trasladar el conocimiento de la microbiología a la población. Sin embargo, y debido a su carácter inmediato, la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS) pone el foco en la necesidad de contrastar la información con la evidencia científica para evitar “hacer daño en el campo de la medicina” como los recientes episodios de los movimientos antivacunas y el aumento de ciertas enfermedades inmunoprevenibles en Europa.

 

“Puesto que cualquier persona puede opinar de diferentes temas, muchas veces nos encontramos con noticias y opiniones que no presentan rigor científico”, advierte la  Dra. Miren Basaras Ibarzabal de la Universidad del País Vasco y Secretaria de AMYS. Un aspecto que la especialista apunta que se debe “evitar de manera contundente”, debido a que estas informaciones pueden incidir en repuntes de enfermedades infeccionas o en el uso inadecuado de los antibióticos, entre otros aspectos.

Recientemente la Federación de las Sociedades Europeas de Microbiología (FEMS) ha celebrado el primer curso de microbiología impartido a través de Twitter bajo la etiqueta #EUROmicroMOOC. El curso, de siete semanas de duración, cuenta con la participación de más de una veintena de  profesores e investigadores de 18 instituciones como las universidades de Oxford y de Stanford, el Instituto Pasteur y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Sobre esta posibilidad de utilizar la citada red social para difundir el conocimiento de la microbiología, la representante de AMYS hace hincapié en la necesidad de compatibilizar su uso como plataforma divulgativa con otros recursos, tales como clases online o plataformas masivas abiertas. “De hecho, en algunas universidades usan estas plataformas abiertas como repositorio del material didáctico y Twitter para compartir a continuación sus opiniones”, recalca la Dra. Basaras.

Entre otras especialidades, las redes sociales pueden ser un vehículo útil para explicar las diferencias de las infecciones bacterianas y víricas; los motivos por los que no se pueden utilizar antibióticos frente a virus;  la correcta utilización de los antimicrobianos; la importancia del uso de vacunas en la disminución de las enfermedades inmunoprevenibles o el protagonismo que ha adquirido el microbioma en la actualidad. “Esta forma de comunicación ágil, amena y fácil puede difundirse a un amplio número de la población”, resalta la especialista.

 

Fuente: Berbés Asociados

Enlaces de Interes
Entidades:
AMYS - Asociación de Microbiología y Salud
 

Última Información