CELESTONE CRONODOSE Susp. iny. 6 mg   





Alertas por composición:
Pincha para ver detalles Lactancia
Betametasona

Precaución

Precaución. Evaluar riesgo/beneficio.

Pincha para ver detalles Embarazo

Categoria

En estudios animales ha producido daño fetal y no hay estudios adecuados en mujeres embarazadas. O bien, no se han realizado estudios en animales ni en humanos. Sólo debe administrarse en el embarazo si el beneficio justifica el riesgo potencial.

Betametasona

Evaluar riesgo/beneficio.

Pincha para ver detalles
Alerta farmacéutica y notas informativas.
Pinche aquí para consultarlas
 

 

CELESTONE CRONODOSE

Fosfato disódico de betametasona y acetato de betametasona, en suspensión acuosa estéril.
Para administración intramuscular, intraarticular, periarticular, intrabursal, intradérmica e intralesional.
No debe administrarse por vía intravenosa.

COMPOSICION CUANTITATIVA:

Cada vial de 2 ml contiene:
Betametasona (como fosfato sódico), 6 mg
Betametasona acetato, 6 mg
Excipientes: Fosfato monosódico, Fosfato sódico dibásico, Edetato disódico, Cloruro de benzalconio, Agua para inyectables, c.s.
Un vial de CELESTONE CRONODOSE contiene 2 ml.

PROPIEDADES: CELESTONE CRONODOSE es una preparación inyectable que contiene dos ésteres de betametasona: uno de gran solubilidad y otro de absorción lenta, que logra un intenso efecto antiinflamatorio, antirreumático y antialérgico.

En las afecciones que responden a los corticosteroides CELESTONE CRONODOSE causa un efecto terapéutico inmediato gracias al fosfato disódico de betametasona, éster soluble que se absorbe y difunde rápidamente por todos los tejidos, después de la inyección. El efecto prolongado se debe al acetato de betametasona, éster poco soluble, que forma un depósito que se absorbe lenta y gradualmente. En conjunto, las actividades rápidas y de depósito de estos dos ésteres de la betametasona hacen posible un efecto corticoide rápido, además de prolongado y uniforme.

INDICACIONES: CELESTONE CRONODOSE se recomienda en el tratamiento de enfermedades graves y moderadas, en afecciones autolimitadas agudas y crónicas que respondan a la terapia sistémica con corticosteroides y resulta particularmente útil en aquellos pacientes que no pueden tratarse con corticosteroides orales. Las vías de administración recomendadas son: (1) intramuscular en afecciones alérgicas, dermatológicas, reumáticas y otras que respondan a corticosteroides sistémicos, incluso bursitis; (2) inyección local en los tejidos blandos afectados, en casos de bursitis y de trastornos inflamatorios asociados; en tendones como tenosinovitis; en trastornos inflamatorios musculares como fibrosis y miositis y en algunos trastornos inflamatorios del pie; (3) intraarticular y periarticular en artritis reumatoidea y osteoartritis; (4) intralesional en diversas enfermedades dermatológicas y en ciertos trastornos inflamatorios del pie.

Trastornos reumáticos: Osteoartritis postraumática, sinovitis osteoartrítica, artritis reumatoidea, bursitis aguda y subaguda, epicondilitis, tenosinovitis inespecífica aguda, miositis, fibrositis, tendinitis, artritis gotosa aguda, artritis psoriásica, síndrome lumbosacro, lumbago, ciática, coccigodinia, tortícolis y ganglión.

Enfermedades del colágeno: Lupus eritematoso generalizado, escleroderma y dermatomiositis. Estados alérgicos: Estado asmático, asma bronquial crónica, rinitis alérgica estacional o perenne, bronquitis alérgica grave, dermatitis de contacto, dermatitis atópica, reacciones de hipersensibilidad a fármacos y picaduras de insectos.

Afecciones dermatológicas: Lesiones localizadas, infiltradas e hipertróficas de liquen plano, placas psoriásicas, granuloma anular y liquen simple crónico (neurodermatitis), queloides, lupus eritematoso discoide, necrobiosis lipóidica de los diabéticos y alopecia areata.

Trastornos del pie: Bursitis bajo heloma duro y blando, y bajo espolón calcáneo; bursitis sobre hallus rigidus y sobre digiti quinti varus; quiste sinovial; tenosinovitis, pariostitis del cuboides, artritis gotosa aguda y metatarsalgia.

También está indicado CELESTONE CRONODOSE en la prevención del síndrome de distress respiratorio en niños prematuros, mediante su aplicación antes del parto. La experiencia de los últimos años ha demostrado que la administración de corticoides durante las últimas semanas de gestación puede reducir la incidencia y gravedad de la enfermedad de la membrana hialina (síndrome de distress respiratorio o de dificultad respiratoria) en niños prematuros. El principio en el que se fundamenta esta

terapéutica está basado en que se considera que la inmadurez de la síntesis de surfactante es el problema fundamental en la enfermedad de la membrana hialina y que los glucocorticoides pueden acelerar la madurez funcional de los pulmones fetales, estimulando la síntesis de surfactante pulmonar. Enfermedades neoplásticas: Para el tratamiento paliativo de leucemia y linfomas en adultos; leucemia aguda de la infancia.

DOSIFICACION Y FORMA DE ADMINISTRACION: La dosis debe ajustarse a los requerimientos particulares del paciente, de acuerdo con la gravedad de la afección y la respuesta que se obtenga.

CELESTONE CRONODOSE se administra por vía intramuscular para tener efecto general, y por las vías intraarticular, periarticular, intrabursal, intradérmica o intralesional, para conseguir los respectivos efectos locales.

Administración intramuscular: El tratamiento de las afecciones que requieren efecto corticoide general se realiza mediante la administración intramuscular de CELESTONE CRONODOSE. Las

acciones rápida y prolongada ejercidas por el medicamento resultan particularmente apropiadas para el
tratamiento inicial de las afecciones agudas, que exigen un control pronto y sostenido de la inflamación o síntomas alérgicos. Entre las afecciones típicas que responden a la administración intramuscular de CELESTONE CRONODOSE se encuentran las siguientes: Enfermedades del colágeno (artritis reumatoide, lupus eritematoso diseminado, esclerodermia, dermatomiositis y osteoartritis); padecimientos dermatológicos (neurodermatitis, liquen plano hipertrófico, liquen simple, psoriasis, eczema numural, dermatitis por contacto y reacciones medicamentosas); afecciones respiratorias (estado de mal asmático, asma bronquial crónica, fiebre del heno, bronquitis alérgica y rinitis alérgica perenne).
En la mayor parte de los casos el tratamiento con CELESTONE CRONODOSE se iniciará con la administración intramuscular de 1 ml, la inyección se repite una o más veces por semana, de acuerdo con las necesidades del caso. En las enfermedades graves, como el estado de mal asmático y el lupus eritematoso diseminado, puede ser necesario administrar inicialmente 2 ml.
Para el tratamiento profiláctico de la enfermedad de la membrana hialina en niños prematuros hay que administrar a la madre antes del parto la siguiente pauta de dosificación: si se estima necesario inducir el parto antes de la 32.ª semana de gestación, o si resulta inevitable el nacimiento prematuro antes de la 32.ª semana de gestación por una complicación obstrética, se recomienda inyectar un vial de CELESTONE CRONODOSE por vía intramuscular, por lo menos 24 horas antes del momento previsto del parto. Debe administrarse una segunda dosis 24 horas más tarde, a no ser que el parto haya tenido ya lugar. La necesidad de administrar la primera dosis 24 horas antes del parto (o mejor todavía, 48 a 72 horas) es para dar tiempo suficiente al esteroide a ejercer su acción y producir efectos clínicamente detectables.
También debe tomarse en consideración el empleo de CELESTONE CRONODOSE como tratamiento profiláctico cuando se sabe que el feto presenta un cociente reducido lecitina/esfingomielina (o test de estabilidad de espuma en el líquido amniótico disminuido). En tales casos debe de emplearse el mismo régimen de dosificación, incluyendo el tiempo que debe mediar entre las dosis y el parto, según se indicaba anteriormente.
Según los datos publicados, el uso profiláctico de corticosteroides después de la 32.ª semana de
gestación en las situaciones antes mencionadas es todavía objeto de controversia. Por consiguiente se deberán sopesar los beneficios y riesgos potenciales para la madre y el feto antes de aplicar corticosteroides después de la 32.ª semana de la gestación.
Los corticosteroides no están indicados para el tratamiento de la enfermedad de la membrana hialina después del nacimiento. Administración intraarticular e intradorsal: La administración de CELESTONE CRONODOSE por vía local es bien tolerada. No obstante, en caso de que se considere necesario el empleo de un anestésico local, CELESTONE CRONODOSE puede ser mezclado en la misma jeringa con una cantidad igual de clorhidrato de procaína o de lidocaína al 1 ó 2 por 100 antes de administrar la inyección. La dosis necesaria de CELESTONE CRONODOSE se pasa del vial a la jeringa, en primer lugar, y a continuación se introduce el anestésico, agitando brevemente la jeringa.

No se debe introducir el anestésico en el vial de CELESTONE CRONODOSE. No usar formulaciones de anestésicos que contengan parabenos.
En la bursitis (subdeltoidea, subacromial o prepatelar) se consigue alivio de dolor y recuperación completa del movimiento a las pocas horas de la inyección intrabursal de 1 ml.
Los casos de bursitis aguda recidivante y de exacerbación de bursitis crónica suelen exigir varias inyecciones a intervalos de 1 a 2 semanas.
En tendinitis, tenosinovitis, peritendinitis y afecciones periarticulares inflamatorias, se recomienda inyectar 1 ml a intervalos de una o dos semanas, hasta un total de tres o cuatro inyecciones. La inyección debe practicarse en las vainas tendinosas afectadas y no en los tendones mismos. En las
afecciones periarticulares inflamatorias, debe infiltrarse en la región dolorosa. Los quistes de las
cápsulas articulares se tratan inyectando 0,50 ml en la cavidad quística.
La administración intraarticular de CELESTONE CRONODOSE está indicada en la artritis reumatoide y en la osteoartritis. Las dosis varían entre 0,25 ml y 2 ml, según el tamaño de la articulación afectada. La dosificación habitual es la siguiente: articulaciones muy grandes (cadera), 1 a
2 ml; articulaciones grandes (rodilla, tobillo y hombro), 1 ml; articulaciones medianas (codo y muñeca), 0,50 a 1 ml; articulaciones pequeñas (mano y tórax), 0,25 a 0,50 ml.
En la artritis reumatoide y osteoartritis el alivio del dolor y de la rigidez se aprecia dos a cuatro horas después de la inyección intraarticular de 1 a 2 ml. El alivio persistente durante 1 a 4 semanas o más.
La inyección intraarticular debe practicarse con estricta asepsia. Se usan agujas de calibre 22 a 24. La técnica es la siguiente: la aguja, adaptada a una jeringa vacía, se introduce en la cavidad sinovial, y se
aspira. Si se obtiene líquido sinovial, la punción ha sido correcta. A continuación se reemplaza la primera jeringa por otra cargada con CELESTONE CRONODOSE y se procede a la inyección.
La inyección intraarticular de CELESTONE CRONODOSE no causa dolor apreciable ni la exacerbación de este síntoma, que a veces se presenta unas horas después de la aplicación intraarticular de otros corticoides.
Una parte de la dosis administrada de CELESTONE CRONODOSE se absorbe sistémicamente
después de inyectarse por vía intraarticular.
Por lo tanto se debe considerar esta absorción sistémica cuando se administra el fármaco por esta vía a pacientes que están en tratamiento con corticosteroides por vía oral o parenteral, particularmente en aquellos que reciban dosis elevadas.
Administración intradérmica e intralesional: Entre las afecciones que responden al tratamiento intralesional con CELESTONE CRONODOSE se encuentran las siguientes: Neurodermatitis localizada, liquen plano hipertrófico, eczema numural, alopecia areata, lupus eritematoso discoide crónico, liquen simple circunscrito, psoriasis y queloides. El tratamiento intralesional se lleva a cabo inyectando por vía intradérmica (no subcutáneamente) 0,2 ml de CELESTONE CRONODOSE por cm2. Se utilizará una jeringa de tuberculina y aguja de 1,5 cm. de largo de calibre 0,5-0,6 mm. La medicación debe aplicarse de manera que forme un depósito intradérmico uniforme. Se recomienda no inyectar en total más de 1 ml por semana.
CELESTONE CRONODOSE es también eficaz para el tratamiento de las afecciones de los pies que responden a los corticosteroides. La bursitis que se presenta bajo el heloma duro cede a dos inyecciones de 0,25 ml aplicadas a intervalos de varios días. En ciertos padecimientos, como hallus rigidus (deformidad por flexión del dedo gordo), digitis quinti varus (desviación interna del quinto dedo) y artritis gotosa aguda se suele conseguir alivio rápido. El dolor y la rigidez pueden disminuir notablemente en cinco o quince minutos. En la mayor parte de los casos es posible administrar el medicamento con una jeringa para tuberculina con aguja de 2 cm de calibre 25. La dosis recomendable para la mayor parte de las afecciones del pie es de 0,25 a 0,50 ml, recomendándose intervalos de tres días a una semana. La artritis gotosa aguda puede requerir hasta 1 ml.
AGITESE BIEN ANTES DE USARSE.

CONTRAINDICACIONES: Al igual que otros corticosteroides, CELESTONE CRONODOSE está contraindicado en infecciones micóticas sistémicas. Los corticosteroides no deben inyectarse en articulaciones inestables, zonas infectadas ni espacios intervertebrales.

PRECAUCIONES: CELESTONE CRONODOSE no debe administrarse por vía intravenosa. Al inyectar es necesario emplear técnicas de estricta asepsia.

La insuficiencia corticosuprarrenal secundaria inducida por el fármaco puede reducirse al mínimo disminuyendo gradualmente la dosis.
Este tipo de insuficiencia relativa puede persistir durante meses después de suspender el tratamiento.
En pacientes que se hallen en tratamiento con corticosteroides y sometidos a situaciones de sobrecarga física o de «stress», se recomienda aumentar la dosis de corticosteroides de acción rápida, antes, durante y después de la situación de sobrecarga física.
En ciertas afecciones que regularmente se consideran contraindicaciones relativas para la corticoterapia (por ejemplo úlcera gastroduodenal, infecciones agudas o crónicas, hipertensión arterial, diabetes mellitus, etc.), el médico debe considerar los posibles beneficios clínicos a obtener frente a los eventuales efectos indeseables de los corticosteroides.
Los corticosteroides pueden enmascarar los signos de infección y promover la propagación de organismos patógenos. Por lo tanto, los pacientes que estén recibiendo corticosteroides deben ser vigilados por si presentasen signos de infección intercurrente. Si aparece esta infección, se debe instituir una terapia antimicrobiana intensiva y apropiada.
Debe evitarse la suspensión brusca de la terapia con los corticosteroides.
CELESTONE CRONODOSE no debe administrarse a pacientes con infección aguda o crónica a menos que la enfermedad sea grave y que se administren concomitantemente agentes atimicrobianos apropiados. No se deben realizar procedimientos de inmunización como vacunación contra la viruela en pacientes en tratamiento con corticosteroides.
Se debe evitar la inyección por vía subcutánea.
Después de la administración de corticosteroides por vía intraarticular, el paciente debe tener cuidado de evitar la movilización excesiva de la articulación en la que se observó alivio sintomático.
En el tratamiento profiláctico de la enfermedad de la membrana hialina o síndrome de dificultad respiratoria en recién nacidos prematuros, no se deben administrar corticosteroides a mujeres embarazadas con preeclampsia, eclampsia, o evidencia de lesiones placentarias.

USO EN EL EMBARAZO: Para emplear corticosteroides en el embarazo, en madres en período de lactación o en mujeres que potencialmente pudiesen hallarse embarazadas, es necesario que se consideren los posibles beneficios del fármaco por una parte y, por otra, los daños que pueda causarle a la madre y al embrión o feto.

INTERACCIONES: El uso concomitante de fenobarbital, rifampicina, difenilhidantoína o efedrina puede incrementar el metabolismo de los corticosteroides, disminuyendo su acción terapéutica.

En los enfermos en los que se administran conjuntamente un corticosteroide y un estrógeno se deberá observar el posible incremento de los efectos del corticosteroide.
La administración simultánea de corticosteroides con diuréticos que produzcan aumento de la eliminación de potasio podría incrementar la hipocalemia.
El uso concomitante de corticosteroides con glucósidos cardíacos puede aumentar la posibilidad de arritmias o de toxicidad por digital asociada con hipocalemia.
Los corticosteroides pueden incrementar la depleción de potasio causada por anfotericina B.
El uso concomitante de corticosteroides con anticoagulantes del tipo de la cumarina puede acrecentar o disminuir los efectos anticoagulantes, posiblemente requiriendo ajuste de la dosis.
Los efectos combinados de drogas antiinflamatorias no corticosteroideas o alcohol con corticosteroides pudieran aumentar la incidencia o incrementar la gravedad de úlceras gastrointestinales.
Los corticosteroides pueden reducir las concentraciones de salicilato en sangre. Cuando se administren corticosteroides a diabéticos puede requerirse un ajuste de la droga antidiabética.
El uso concomitante de corticosteroides con somatotrofina pudiera inhibir la respuesta a este fármaco. Interacciones farmacológicas en pruebas de laboratorio: Los corticosteroides pueden alterar los resultados de la prueba del tetrazolio nitroazul para infecciones bacterianas y producir falsos
resultados negativos.

EFECTOS SECUNDARIOS: Las reacciones adversas y efectos secundarios de CELESTONE CRONODOSE pueden ser habitualmente eliminados o reducidos al mínimo mediante una disminución de la dosis, ajuste que generalmente es preferible a la supresión de la medicación.

Las reacciones adversas dependen, tanto en su incidencia como en su intensidad, de la dosis y de la duración del tratamiento.La mayoría de las reacciones suelen desaparecer espontáneamente después de la supresión del medicamento. Aunque con CELESTONE CRONODOSE los efectos secundarios han sido infrecuentes, hay que tener presente que con este preparado existe la posibilidad de que se produzcan los efectos secundarios habituales en los corticoides tales como retención de sodio y líquidos, hipertensión, insuficiencia cardíaca congestiva en pacientes predispuestos, edema, cara de
luna (síndrome de Cushing), aumento de la susceptibilidad a las infecciones, insomnio, dolor de
cabeza, rubor, sensación de calor, vértigo, mareo, nerviosismo, tendencia sicótica, inestabilidad emocional, temblor y/o inquietud, convulsiones, seudotumor cerebral, debilidad muscular, pérdida de masa muscular, osteoporosis, fracturas vertebrales por compresión, úlcera péptica con posible perforación y hemorragia subsiguiente, distensión abdominal, retardo en la cicatrización de las heridas, petequias y equimosis, posible supresión de la respuesta a test cutáneos, supresión del crecimiento en los niños, disminución de la tolerancia a los hidratos de carbono, elevación del azúcar en sangre y manifestación de una diabetes mellitus latente, catarata subcapsular posterior, glaucoma, balance nitrogenado negativo y sensación de quemazón o dolor en el lugar de inyección.

INTOXICACION Y SU TRATAMIENTO:

Síntomas: En caso de sobredosis aguda con corticosteroides incluyendo betametasona, no es de esperar que aparezcan problemas que amenacen la vida. Excepto a dosis extremas, unos días a dosis excesivas de corticosteroides no parece causar resultados peligrosos, siempre que no existan contraindicaciones específicas tales como diabetes mellitus, glaucoma o úlcera péptica activa o en pacientes bajo tratamiento con digital, anticoagulantes tipo cumarina o diuréticos que causen

eliminación excesiva de potasio.

Tratamiento: Las complicaciones resultantes de efectos metabólicos de los corticosteroides o de efectos perjudiciales en la enfermedad principal o secundaria, o como resultado de interacciones farmacológicas, deberán tratarse apropiadamente.

Advertencia: Se informa a los deportistas que este medicamento contiene un componente que puede establecer un resultado analítico de control del dopaje como positivo.

En caso de sobredosis o ingestión accidental, consultar al Servicio de Información Toxicológica. Teléfono (91) 562 04 20.

PRESENTACION: CELESTONE CRONODOSE Inyectable, caja de un frasco-vial de 2 ml y caja con 3 estuches individuales conteniendo cada uno 1 vial de 2 ml y un prospecto.

CON RECETA MEDICA.

LOS MEDICAMENTOS DEBEN MANTENERSE FUERA DEL ALCANCE DE LOS NIÑOS.

Merck Sharp & Dohme de España, S.A. Josefa Valcárcel, 38
28027 Madrid
Tel.: 91 3210600



Fuente: Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
Consultado por Vademecum: 23/02/2014
Consulte en la AEMPS posibles actualizaciones posteriores a nuestra fecha de consulta.